Yuval Noah Harari: «crisis sanitaria» vS. «guerra»

Ilustración de Oriol Malet.

LA ENTREVISTA

EL PENSADOR

Yuval Noah Harari es un historiador y pensador israelí , profesor de la universidad de Hebrea en Jerusalén. Su pensamiento ejerce una gran influencia desde la publicación de su libro “Sapiens, de animales a dioses”.

Para hacer esta actividad vas a tener que consultar, por el momento, 3 fuentes:

  1. El artículo de la Vanguardia, Yuval Harari: “Hay que controlar qué hacen los políticos en este preciso momento”.
  2. El vídeo de la entrevista que le hicieron en el canal #0 de Movistar Yuval Harari que tienes al principio de la entrada.
  3. La transcripción escrita de los minutos de entrevista que Movistar ha cortado y que no están disponibles en internet. Como eso supondría que no puedes ver la entrevista entera, los he añadido más abajo, transcribiéndolos del canal de Movistar.

Estudia con detenimiento las fuentes y a continuación reflexiona sobre las cuestiones que plantea el discurso de Harari.

El cuadro que tendrás que completar, y que puede servirte de guía para la comprensión de su discurso, es el siguiente:

Encontrarás el cuadro descargable en PDF y las 3 preguntas de la actividad, al final de la entrada.

ASPECTOS CLAVE DEL DISCURSO

  • El mundo va a cambiar de muchas maneras después de esta crisis pero no sabemos de qué maneras porque no es algo determinista.
  • No es sólo una crisis sanitaria, es también política pues podemos decidir:
  • Competición vS. Cooperación
  • Autoritarismo vS. Democracia
  • Nuestros mayores enemigos no son los virus, sino la codicia, el odio y la ignorancia
  • Quién gobierne en los próximos años no podrá revertir lo que se decida ahora.
  • Estamos ante una falta de liderazgo global.
  • En tiempos de crisis, en estados de emergencia, se pueden cambiar cosas rápidamente: como ejemplo, la confianza en la ciencia incluso por parte de fundamentalistas religiosos.
  • La importancia de impartir una educación científica en la escuela.
  • Un gran peligro, dos dinámicas:
  • Implementación de sistemas de vigilancia masiva: no sólo en regímenes autoritarios que ya antes los tenían, también en democracias que antes los rechazaban.
  • Transición de la vigilancia “sobre la piel” (a dónde voy, con quién estoy, qué veo en la televisión) a la vigilancia “bajo la piel”(entrar en nuestros cuerpos y cerebros: temperatura corporal, presión arterial, ritmo cardíaco).
  • Implicaciones de la vigilancia “bajo la piel”: recopilando suficiente información de esta índole se puede saber cómo se siente la persona en cada momento del día dado que los sentimientos son fenómenos biológicos.
  • Una pulsera biométrica mientras ves la televisión. ¿Qué información pueden tener sobre ti?
  • ¿Y si tuvieras que llevar la pulsera 24h al día, qué información podrían obtener de ti durante la visualización del discurso de un gran líder político por la televisión?
  • Podríamos dirigirnos hacia un tipo de sistema totalitario que nunca antes había existido: el de la vigilancia “bajo la piel”. 
  • Necesidad de una autoridad sanitaria independiente dedicada exclusivamente a la prevención de pandemias y que sea ella la que gestione nuestros datos sin poder compartirlos con la policía.
  • Vigilancia bidireccional: no sólo del gobierno a los ciudadanos, también en sentido inverso, de los ciudadanos al gobierno.
  • Salud y privacidad son compatibles y deberíamos tener ambas.
  • Guerra vS. Crisis sanitaria: concebir la situación como una guerra llama a un comportamiento de guerra. Pero es una crisis.
  • Enfermeros y médicos al mando vS. Gobierno y ejércitos: los mandos tienen que ser expertos en cuidados, no en matar.
  • Contamos con conocimientos científicos y herramientas tecnológicas para superar esta epidemia, la cuestión es  ser capaces de superar nuestros demonios internos.
  • Odio vS. Solidaridad y compasión.
  • Avaricia vS. Benevolencia y generosidad.
  • Ignorancia vS. Fe en la ciencia.

TRANSCRIPCIÓN DE LA ÚLTIMA PARTE DEL VÍDEO, CORTADA POR MOVISTAR 

Gabilondo:

Cuando habla usted de una elección, habla usted del empoderamiento de la Sociedad. ¿Podría explicarnos a qué se refiere? ¿Se refiere a que nosotros dispongamos de esa información y la administremos bajo nuestra responsabilidad?

Yuval Noah Harari:

Sí, en parte. Si todos los datos son recogidos por el Gobierno y el Gobierno sabe todo sobre ti pero tú no sabes nada sobre ellos o sobre ti mismo, eso es una dictadura. Pero no tiene por qué ser así. En primer lugar, ante semejante epidemia, estoy a favor de recoger toda esa serie de datos. Pero no debería llevarlo a cabo la policía o el Servicio de Seguridad. Deberíamos tener una autoridad sanitaria independiente que solo lidiara con la prevención de epidemias y que no compartiera los datos con la policía, o con mi jefe o con nadie más.

Así sería mucho mejor. Y además, yo también quiero tener acceso a esos datos, para tomar mejores decisiones acerca de mi propia salud y de este modo empoderarme. Y además, siempre que hablamos de vigilancia, debemos recordar que la vigilancia puede ir en ambos sentidos: los gobiernos pueden monitorizar a la gente pero la gente también puede monitorizar al gobierno. Y siempre debería haber un equilibrio.

Si ahora hay una vigilancia más intensa sobre los ciudadanos, al mismo tiempo también debe haber una mayor vigilancia sobre los gobiernos.

Por ejemplo, en muchos países los gobiernos están repartiendo ingentes cantidades de dinero. Cientos de miles de millones de euros. Esto debería ser completamente transparente. Yo quiero saber quién está tomando las decisiones y dónde está yendo el dinero. ¿Está yendo a una gran empresa cuyo director es un amigo del ministro, o está yendo para los pequeños negocios familiares ordinarios? Restaurantes, tiendas, cosas por el estilo. Eso también se debería vigilar.

Si creamos un sistema de monitorización doble en el que, vale, hay una mayor vigilancia sobre los ciudadanos, pero al mismo tiempo también los ciudadanos vigilan más al Gobierno, entonces hay un equilibro y la democracia está a salvo. 

Si sólo va en un sentido y los gobiernos vigilan más a la gente, pero no hay nada en dirección contraria, ese es el camino hacia la dictadura.

Gabilondo:

El control de la sociedad por estos procedimientos tecnológicos debe ser más fácil en China que en el mundo occidental. Una encuesta reciente  en España ha demostrado que la mayoría está dispuesta a pagar en libertad para ganar en seguridad sobretodo si esa seguridad es salud.

Yuval Noah Harari:

Creo que es muy peligroso presentarle a la gente este tipo de elecciones. Si tú le dices a la gente “tú tienes que escoger entre la salud y la privacidad” casi todo el mundo escogerá salud. Pero esa no es la pregunta correcta a plantear porque se asume que no puedes tener ambas cosas cuando en realidad podemos y deberíamos tener ambas. Es posible gozar de salud y privacidad al mismo tiempo. Y tenemos experiencias del pasado.

Una de las cosas que veo peligrosas en actual crisis es que los políticos y los líderes están diciendo que esto es una guerra y que necesitamos reaccionar como en una guerra y dar pleno poder a los servicios de seguridad. Pero esto no es una guerra. Es una crisis sanitaria. No va de soldados preparados para atacar con rifles. Va de enfermeros que cambian la sábanas sucias en los hospitales. Esto es lo que sucede. Y no necesitamos un experto en matanzas a cargo de esta situación, necesitamos expertos en cuidados. Si quieres a alguien al mando, no hay que elegir generales sino enfermeros. Luego reo que si evitamos esta concepción de la crisis como una guerra y evitamos dar demasiado poder a la policía, al ejército y a los servicios de seguridad, y por el contrario comprendemos que esto es una crisis sanitaria, que los que están al mando deberían ser los enfermeros y los médicos, y que no hace falta socavar nuestros derechos de la libertad política o de la privacidad, entonces podremos afrontar la epidemia de manera eficaz sin destrozar nuestra democracia.

Gabilondo:

Usted como historiador sabe muy bien que en ocasiones un gran acontecimiento como este cambia muchas cosas, cambia costumbres, hábitos de consumo, valores, etcétera. ¿Podrá ocurrir algo parecido a esto?

Yuval Noah Harari:

Hasta cierto punto, sí. Pero no creo que vaya a cambiar la naturaleza humana.  Puede cambiar nuestra economía, nuestra política, el mercado laboral… muchas cosas. Pero ese temor de que pueda cambiar la naturaleza humana me parece una gran exageración.

Lógicamente, durante el transcurso de la epidemia, tenemos que cambiar la forma en que nos comportamos. Esta es nuestra gran ventaja frente al virus. Pero una vez la epidemia haya terminado, la naturaleza humana seguirá siendo lo que es.  No se va a ningún sitio.

Gabilondo:

Podemos ganar, ¿verdad?

Yuval Noah Harari:

Obviamente. Estamos en la mejor época de la historia de la humanidad. Cuando llegó la peste negra, nadie comprendió lo que sucedía. Nadie tenía ni idea de qué había ocasionado la enfermedad ni de cómo se podía erradicar. La gente pensaba que era un castigo de Dios y se reunía en las iglesias a orar, por hacer algo, obviamente en vano.

Incluso hace un siglo, durante la gran influenza de 1918, a lo largo de la epidemia, los científicos fueron incapaces de identificar el patógeno que había originado la epidemia. No lo sabían y, por ende, les era muy difícil hacerle frente. Pero ahora, solo hemos tardado dos semanas en identificar el virus responsable de la epidemia, secuenciar el genoma completo y desarrollar kits de prueba fiables. O sea, que contamos con todo el conocimiento científico y las herramientas tecnológicas para superar esta epidemia. La única cuestión es si tendremos la sensatez de canalizar nuestras energías correctamente. Si caemos víctimas de nuestros propios demonios internos, de nuestro odio, nuestra avaricia o nuestra ignorancia, entonces será muy difícil lidiar con la epidemia. 

Si los países comienzan a pelearse, si la gente culpa a las minorías, si las empresas solo intentan sacar dinero de esto, si la gente se cree teorías conspirativas, será difícil lidiar con la epidemia. 

Pero, si superamos nuestros demonios internos, si en vez de  odio, desarrollamos la solidaridad y la compasión, si en vez de avaricia, desarrollamos la benevolencia y la generosidad, y si en vez de ignorancia desarrollamos nuestra fe en la ciencia, podremos superarlo con mucha facilidad y el mundo pasará a ser un lugar mejor  y además podremos abordar con mayor facilidad futuras epidemias y otras crisis, como el cambio climático. 

LA ACTIVIDAD

  1. Para Harari, la clave para un liderazgo eficaz en la crisis actual pasa por tomar conciencia de que  estamos ante una crisis sanitaria, no ante una guerra. Completa el mapa de dos columnas que contrapone la mirada como “guerra” y la mirada como “crisis sanitaria” de la situación.
  2. Lee el artículo sobre la propuesta de Torra de un pasaporte de inmunidad en Cataluña. ¿Qué línea sigue su propuesta? ¿En qué columna del cuadro la situarías?  Descríbela desde los ítems trabajados en el cuadro. Artículo: Torra propone un pasaporte de inmunidad rechazado por los expertos en salud pública.
  3. Busca información sobre cómo lo están gestionando al menos otras dos comunidades autónomas y otros dos países. ¿Qué líneas siguen su propuestas? ¿En qué columna del cuadro las situarías? 

DESCARGA LA ACTIVIDAD

Yuval-Noah-Harari-crisis-sanitaria-VS-ciencia-selefilo

Ejemplo de respuesta – actividad realizada por un alumno de 2º de bachillerato

¿Te ha resultado útil esta entrada?