¿TE ATREVES A ROMPER? Prevención de la Violencia Psicológica en adolescentes

ÍNDICE del Proyecto

AL LECTOR

La Violencia Psicológica es un tema de actualidad que acecha silenciosamente a los adolescentes. Por tratarse de un fenómeno poco conocido y trivializado ante otros tipos de violencia como la física, pasa desapercibida entre los adolescentes y se instala en sus dinámicas relacionales constituyendo así un factor de riesgo para el establecimiento de relaciones asimétricas y abusivas, que fácilmente pueden derivar en episodios de violencia física.

Este proyecto facilita al docente herramientas teóricas y prácticas para detectar la Violencia Psicológica a través de casos y situaciones concretas, materiales didácticos que facilitan la exposición en el aula, dinámicas psicoeducativas que requieren de la participación activa del alumnado, y técnicas de la psicología para que el alumno sepa romper con el ciclo de la violencia.

Un Proyecto para la educación secundaria que ayudará a educadores y docentes a debatir y aprender en el aula sobre la VP, un fenómeno peligroso y ampliamente extendido entre los adolescentes.

¿QUÉ ES ESTE PROYECTO?

¿Te atreves a romper con la espiral de la Violencia Psicológica?

El presente proyecto expone la necesidad de una deconstrucción de la representación social de la violencia psicológica, postulando que:

a)   Ésta se construye desde la influencia social y legislativa que supone la ley contra la violencia de género.

b) Actúa performativamente perpetuando patrones relacionales de dominación vertebrados desde los roles de género.

c)  Tiende a la categorización social que concibe a los adolescentes como potenciales agresores y a las adolescentes como potenciales víctimas.

d) Contribuye a generar unos modelos organizadores que operan silenciosamente reforzando las dinámicas patriarcales.

Esta representación social se reconstruye en este programa socioeducativo desde un enfoque multidisciplinar e integral, que aborda la violencia psicológica desde una perspectiva bidireccional y no heterocentrada, convirtiéndose así en un programa de prevención inclusivo, que facilita la detección de conductas abusivas tanto en adolescentes masculinos como femeninos, posibilitando su afrontamiento y fomentando modelos relacionales saludables.

INSPIRÁNDOME EN CARL ROGERS

Convencida del sexismo del lenguaje se me plantea la dificultad de la referencia a la generalidad de la población para la redacción de este proyecto.

Encuentro que sería un sinsentido pretender hablar de la violencia desde una perspectiva bidireccional para luego caer en el uso sexista del lenguaje que olvida a las mujeres al incluirlas en un genérico masculino. Por otro lado, sería algo incómodo para el lector o la lectora tropezar con la duplicidad de pronombres y de géneros –como la que se acaba de hacer – a lo largo de las páginas que ocupan este trabajo.

La opción que propone Paul B. Preciado – inventar un género neutro: ni otros, ni otras, ¡otres!- por no ser aceptada gramaticalmente, no parece una opción satisfactoria a pesar de lo intrépido de su propuesta.

De modo que, inspirándome en la nota especial que Carl Rogers dejó en El Poder de la persona, y en el impacto simpático que supuso para mí leerla, me dispongo a replicar su ejercicio de coherencia para manejar el asunto: utilizaré indistintamente el femenino y el masculino a lo largo del trabajo, cuando se haga una referencia general. En otras ocasiones, utilizaré la duplicidad de pronombres.

Esta solución asistemática me acerca un poco más al propósito del trato igualitario y al de no omitir ¡por error! a ninguno de los dos géneros.

Autora: Esther Varela Losada

ÍNDICE del proyecto: ¿Te atreves a romper?

¿Te ha resultado útil esta entrada?