Actividad 2: ¿Y tú, cómo te organizas? Modelos Organizadores: las gafas desde las que miras el mundo

Fundamentación teórica

Guía el diseño de esta actividad el estudio de las representaciones mentales de los adolescentes acerca de los episodios de violencia en la pareja (Sastre, Arantes y González 2007).

La investigación de las autoras asume como enfoque teórico la propuesta de los Modelos Organizadores (Moreno y Sastre, 2010) y la propuesta ética de Benhabib (1990) con la que se simpatiza. Benhabib propone la inclusión del otro concreto(frente al otro abstracto y generalizado) en la teoría moral contemporánea.

Con ello pone de manifiesto la necesidad de incluir categorías morales como las de vinculación, responsabilidad y colaboración en la teoría moral. La teoría interactiva y relacional de la identidad de la autora propone que las interpretaciones de las necesidades individuales están mediadas por las experiencias y deseos de la persona. Es imprescindible tener en cuenta la historia vital de cada ser concreto para una moral.

Análogamente -se postula en este proyecto –no se puede hablar de VP para un otro generalizado y meramente racional. Siguiendo la línea de Benhabib, la representación social de la VP se construye desde la identidad afectivo-emocional de cada persona concreta. Por ello, los Modelos Organizadores(MO) (Moreno y Sastre, 2010) resultan claves para poner de manifiesto el modo en que nuestra historia vital, experiencias y deseos configuran un modo de entender la realidad que hace que se acepten conductas violentas como normalizadas, desdibujando los límites de lo correcto y lo inaceptable.

Los resultados del estudio cualitativo de Sastre, Arantes y González (2007) muestran que los adolescentes albergan modos de representación distintos sobre una misma situación de violencia. Los elementos que los adolescentes consideran relevantes a la hora de interpretar un episodio violento son diversos y vienen determinados por la vinculación entre el sentir (esfera afectiva) y el pensar (esfera cognitiva). Estando el estudio realizado desde una perspectiva de género, cuando el adolescente considera la violencia como relevante, el comportamiento del chico es significado como maltrato y se reconoce como mejor solución la ruptura.

Entre los integrantes de la pareja se mantiene una relación de oposición. Por otro lado, cuando el elemento organizador es la problemática interna del chico (deseos, intereses) la resolución pasa porque la chica debe estar dispuesta a solventar esos problemas del chico renunciando a sus propios intereses. Entre los integrantes de la pareja se mantiene una relación de complementariedad entre amor y dominio.

Atendiendo a que los resultados muestran que la mayoría de adolescentes identifica la violencia sólo en el momento en que intenta imaginar qué piensan y sienten los personajes del conflicto, se ha diseñado un conflicto para que el alumnado proyecte sobre él sus MO e identifique el modo en que se representa los episodios de violencia.

Ficha de la actividad

Descarga aquí la ficha para el desarrollo de la actividad en el aula: Actividad 2 – FICHA

actividad-2-ficha1

Materiales para la profesora

Descarga aquí el material para el profesorado: 

Actividad 2 – PROFE

actividad-2-profe1

Materiales para el alumno

Descarga aquí el material para el alumno: 

Actividad 2 – ALUMNO

actividad-2-alumno1

– Volver al ÍNDICE –

¿Te ha resultado útil esta entrada?